sábado, 10 de agosto de 2013

Reseña: La princesa de las pampas- Gabriela Margall

Sinopsis:


Entre 1851 y 1852, el gobierno del Restaurador llega a su fin. El corazón de Buenos Aires es Palermo, donde Juan Manuel de Rosas dirige hasta los deseos de su hija Manuelita mientras resiste los embates de una oposición cada vez más organizada. En “La inglesa”, la estancia de los Evans, palpita otro país: el de la cría de mansas ovejas, el de un corazón unitario que participa secretamente en la resistencia, el de la convivencia armónica entre criados y patrones, el de un amor que no puede ser dicho y que deberá, como la patria, tomar otro destino.
Pablo Evans renuncia a sus sueños para sostener la estancia familiar, pero no renuncia al sueño de luchar por la patria que quiere.
A su lado, Magdalena, una hermosa mulata de ojos claros, criada por los Evans como si fuera una hija más, enfrentará a los Colorados del Monte, desafiará todas las convenciones de la época y encontrará, casi por sorpresa, su verdadero amor. En su travesía, irá develando su verdadero origen.

Reseña:


Enmarcada en una sociedad sumergida bajo la mano dura del gobierno de Juan Manuel de Rosas, Buenos Aires vive en un extraño microclima, sangriento, al borde de una guerra civil cuyo principal objetivo es derrocar al tirano. La rivalidad entre unitarios y federales se hace cada vez mas tensa y cualquier acto por mínimo que sea es tomado como una provocación para cualquiera de los bandos.
En las afueras de Buenos Aires y, alejados de toda la tención, es donde se desarrolla la historia, que tiene como escenario principal una imponente estancia y su hermoso paisaje campestre.
Magdalena, llega a esta estancia siendo una niña y pronto es tomada como una integrante más de la familia. Sus rasgos mulatos y su hermosa mirada azul, no impiden que los Evans la consideren como una hija y la críen como  tal junto a sus otros tres hijos.
De carácter fuerte, reservado y de una belleza exótica, Magdalena llega a la madurez y junto con ella nuevos sentimientos la invaden, debatiéndose en todo momento entre el rechazo por su condición de mulata y el lugar que debe ocupar en la estancia y en la sociedad misma. Junto a ella se encuentra Pablo Evans, joven idealista que toma las riendas de la hacienda a muy temprana edad, abandonando sus verdaderos sueños y sumergiéndose en una lucha que busca cambiar el rumbo de su vida y del país.
Relatada de una manera sencilla, la autora nos transporta a una historia en donde Magdalena tendrá que lidiar con los prejuicios ajenos, con amores imposibles y con una inminente guerra civil que, si bien tiene su epicentro en Buenos Aires y el interior del país no deja de afectar directa e indirectamente a nuestros protagonistas. Unidos por una fuerte relación Magdalena y Pablo se debatirán entre lo que esta bien y lo que dictan sus sentimientos. El objetivo de derrocar al tirano los alía y a lo largo de la historia se les unirá Carmelo Villafañe, un gaucho reservado y misterioso que poco a poco se ira relacionando mas íntimamente con la familia Evans y con Magdalena en particular.
Rodeada de un contexto histórico emblemático para la República Argentina, y con la aparición de personajes que formaron parte de la misma, como Juan Manuel de Rosas y su hija Manuelita, Magdalena, luchara por encontrar su lugar y el verdadero amor.


Conclusión:

Si bien el relato es sencillo, no deja de mostrar al lector en todo momento el interior y  los sentimientos que atormentan a cada uno de los personajes principales y el porque de cada una de sus decisiones. Nos muestras las costumbres de la época, el lugar que ocupa la mujer y más aun, el lugar que ocupa una mujer con rasgos mulatos: las de sociedad acomodada criadas para atender la casa y ser una buena esposa, las mulatas criadas para servir al amo.
Miedos, deseos, pasiones prohibidas y un sin fin de sentimientos son los ingredientes de esta historia que la autora sabe repartir magistralmente teniendo en vilo al lector hasta el final.
Gabriela Margall saca a relucir su chapa de historiadora mostrándonos una excelente ambientación de la sociedad argentina entre los años 1851-1852.
Magdalena se muestra como un personaje que si bien es capaz de aceptar su condición de mulata, no permite en ningún momento ser humillada por ello. Me gusto este aspecto de su personalidad, pero a la vez la sentí contradictoria con las decisiones que toma con respeto al amor. A mi modo de ver, es una mujer fuerte y decidida pero a la vez, medita mucho antes de romper con las reglas impuestas por la sociedad de la época lo cual provoca que muchas veces sea lastimada.
Una historia bella, entretenida y para mi gusto personal, me quedo con el personaje de Carmelo, el cual me hubiera gustado que se mostrara un poco mas, pero bueno, para eso tenemos la segunda parte.

No le tenía mucha fe a la novela y he de confesar que me equivoque rotundamente, por ser lo primero que leo de ella mi primera impresión superó ampliamente mis expectativas y espero que la continuación, “La hija del tirano”, sea igual o mejor que esta.

Por Makino.  

1 comentario:

  1. Diossssssss... como amo a esta escritora, (no exagero, en serio la adoro) es increible trenzando historia con ese paralelismo ficticio de sus historia, hace que los personajes se te vuelvan tan palpables y reales que no quieres nunca llegar al final del libro. Yo ya leí este, "La Hija del tirano" y "La dama de los espejos", tengo más de ella en el tintero pero me doy el gusto de saborear sus libros cuando me decido por uno.

    ResponderEliminar